Disfrutando de Galicia en Autocaravana

Este verano, con nuestras hijas de 6 y 4 años, nos hemos estrenado con el alquiler de una AC durante 11 días en el mes de agosto.

La experiencia ha sido muy buena desde el primer día.

Elegimos la T65; fue todo un gustazo ver que la AC tenía armarios y cubículos por todas partes por lo que nos cupo muy bien todo lo que llevábamos (ropa, toallas, comida, trastos en el pequeño trastero de detrás…). La distribución de “las habitaciones” también nos resultó muy cómoda. La cama principal se la dejamos a las niñas porque tenía la posibilidad de aislarse con la puerta del baño y así nos permitía acostarnos más tarde a los papás. Nuestra cama se guardaba en el techo y sólo teníamos que bajarla y colocar la escalera para subir. Los primeros días estábamos un poco alerta sobre el uso del agua y la generación de aguas residuales, pero en cuanto pudimos vaciar y rellenar la primera vez ya nos relajamos. También con las medidas de la AC pero ayudando al conductor en los aparcamientos y teniendo siempre en mente la altura no hay mayor problema.

La sensación de libertad en cuanto te subes y sabes que llevas a cuestas todo lo que necesitas es lo mejor de viajar de esta manera. Para dormir no hemos tenido problema en aparcar en ningún sitio, eso sí, nos gustaba encontrar otra AC para aparcar cerquita (cuando dormíamos en la calle). En todos los sitios, hemos coincidido siempre con varias AC…

El colegueo entre AC también es digno de mencionar, la gente es amable, abierta y dispuesta a echarte una mano ante cualquier imprevisto de principiante.

Nuestro destino han sido las Rías Bajas, forma ideal de conocerlas ya que si llegaban las lluvias podías cambiar de rumbo. Y, después de 4-5 días maravillosos de playa, fue lo que hicimos, cambiar la ruta en busca de mejor tiempo. Los días de playa ha sido idílico poder permanecer a pie de playa y tener la AC al lado para un gazpachito fresco, agua o algo de comer. Y otro pequeño placer ha sido la compra diaria de pan reciente y algo de bollería para desayunar. También las ricas empanadas gallegas nos han solucionado más de 2 y 3 cenas.

Los consejos de Iván nos han facilitado mucho las cosas.

Las niñas no paran de recordarnos que tenemos que repetir!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *