Viaje en autocaravana en Semana Santa 2017

Un año más hemos vuelto a disfrutar de la Semana Santa en autocaravana. Y, un año más, las hemos alquilado en Evans (Valladolid), como viene siendo habitual ya desde hace unos cuantos años. Y es que da gusto tratar con Iván.

Este año decidimos visitar Normandía, en concreto escenarios de la II Guerra Mundial. Así que una vez que recogimos las autocaravanas pusimos rumbo a Vitoria, donde pasamos la primera noche. Al día siguiente, madrugar, y pusimos camino hacia Mont St Michel, donde esperaríamos a los terceros del equipo para poner rumbo todos a la vez hacia el foco de nuestras vacaciones.

Nuestra primera parada fue St Mere Eglise, con su increíble historia del paracaidista enganchado en su iglesia y su espectacular museo.

La siguiente parada, fue en la zona de Brecourt Manor, para visitar el monumento al televisivo héroe Capitán Winters. Una visita rápida y circulando por carreteras de las que te enamoran de la autocaravana. El siguiente alto sería en las baterías de Point du Hoc, espectacular el paisaje, tanto por los restos de los bunker como por el paisaje de los acantailados.

A continuación, un mito para cualquiera que se interese por el tema de la II Guerra Mundial: Omaha Beach. Imaginarse el desembarco en esa zona es un ejercicio interesante de relajación.

Al día siguiente, tras una merecida noche de descanso, visitamos el impresionante Cementerio amaricano de Coleville sur Mer.

Los días hay que aprovecharlos, que allí anochece antes y, si quieres relajarte tomando algo, tampoco te dejan muchas opciones a partir de ciertas horas bastante tempranas. Así que ponemos rumbo hacia Benouville para ver el Puente Pegasus. Puede parecer pequeño y de poca importancia, pero su historia merece la pena.

Continuamos el día y nuestro avance por tierras normandas. Ponemos rumbo a la Batería de Merville. Poder ver por dentro un DC-10, los bunker… Muy interesante y entretenido.

Lo siguiente fue visitar el pequeño pueblo de Beuvron en Auge, allí pudimos disfrutar de una merecida cerveza y, lo mejor e inusitado, gratis!!!! Debimos caerle bien al encargado o nos agradeció el practicar el español, quién sabe…

Al día siguiente visitamos los acantilados blancos  de Etretat. Como no podía ser de otra manera, este fue el día de la anécdota incómoda del viaje. Pero como fue pasajero… a seguir disfrutando y viajando.

Siguiente parada: Honfleur, pero antes una foto de las plantaciones de colza que se ven constantemente. Y, una vez saciada la inspiración artística, llegamos a Honfleur. Obligada la visita a su iglesia de madera.

Ya vamos girando hacia el sur y nos dirigimos a Rouen, primera población grande que vamos a visitar.

Las vacaciones se iban acabando, siguiendo rumbo para dirigirnos hacia España, hacemos parada en Les Andelys y disfrutamos de unas espectaculares vistas del Sena, luego nos iremos a hacer noche en un área donde dejaremos las autocaravanas, al día siguiente, para coger el tren y visitar París a vista de pájaro, pero el tiempo no nos da para más.

Al día siguiente, de nuevo en marcha. Nuestro primer destino será Chartres y luego seguiremos hacia Aubeterre sur Drone, pero el viaje desgasta y tenemos que parar a reponer fuerzas. Por suerte, esto del autocaravaneo tiene sorpresas como la que podemos ver en la foto, un sitio bien bonito para hacer un pequeño descanso y seguir rumbo. Una vez en Aubeterre, hay que visitar su iglesia excavada en roca.

Tras todo esto, vuelta a Valladolid y a pensar en el destino del año próximo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *