Burgos y La Rioja en autocaravana

Alquilamos una autocaravana con E-vans para pasar un fin de semana con las peques. Nuestro principal objetivo era pasar un día en la nieve con unos amigos, pero aprovechamos para visitar también otros lugares.

Salimos el viernes después de comer de Valladolid y nos dirigimos hacia Burgos. El área de autocaravanas de la ciudad es estupendo, muy amplio y al lado de un gran centro comercial. Como llegamos pronto aprovechamos para visitar esa parte de Burgos. Dimos un paseo por el barrio y visitamos también el centro comercial, donde la oferta comercial y de restauración es bastante amplia. Aprovechamos para comprar alguna cosa para cenar y para el desayuno, ya que cuando viajamos en autocaravana nos encanta levantarnos por la mañana y desayunar tranquilamente dentro de la misma con el pijamita puesto.

Por la mañana, después de ese buen desayuno, cogimos el autobús en la calle de al lado y nos fuimos al centro, a callejear, tomar unas tapas y como no, ver la catedral. Burgos tiene un centro histórico precioso, con un montón de bares. A pesar del frío y la lluvia, había mucho ambiente por la calle. Comimos tapeando por el centro y les enseñamos a las peques el famoso Papamoscas de la catedral de Burgos.

 

Y por la tarde nos fuimos hacia Ezcaray, un precioso pueblo de La Rioja, a 10 minutos de la estación de esquí de Valdezcaray. Allí también hay un sitio estupendo para pernoctar con las autocaravanas en la vieja estación del pueblo, aunque a nosotros nos gusta más subir a dormir a la estación de esquí, así por la mañana, sin mucha prisa, nos calzamos nuestro equipo y a disfrutar.

Antes de subir a la estación estuvimos dando un paseo por Ezcaray, con unos amigos que también fueron en autocaravana, que rico el caldito de los bares de la plaza y que bien sienta para combatir el frío.

El domingo hizo un día estupendo para esquiar. La estación estaba a tope. Cuando llegamos a dormir tuvimos que irnos al parking de arriba porque la zona reservada para las autocaravanas estaba llena, pero mereció la pena. Nos levantamos prontito y después de un buen desayuno dentro de la autocaravana, a por el forfait y a esquiar.

 

Una de las mejores cosas de viajar en autocaravana es que cuando acabas de esquiar te metes en tu casita con ruedas y tienes todas las comodidades. Comida calentita, ducha, baño, y tu ropa seca, ¡qué gozada!

Una vez más, el fin de semana alquilando con E-vans ha sido todo un éxito. Repetiremos seguro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *