Aquitania en autocaravana

A menos de una hora de San Sebastián tenemos la región de Aquitania. Si queréis podéis hacer noche en San Sebastián, el área de autocaravanas está muy bien, integrado en la ciudad, pero lo suficientemente cobijado como para ser un sitio de los tranquilo.

El Sur

Lo primero que nos encontramos es el parque natural de Las Landas, estos terrenos están cubiertos de unos bosques inmensos de pinos, y al este playas kilométricas abiertas al atlántico que hacen las delicias de surferos y amantes de los deportes de viento.

¿Necesitas una Autocaravana?.
Alquiler autocaravanas Valencia

En Las Landas hay un ecomuseo, la visita consta de un recorrido en un pequeño tren que circula entre el bosque y termina en una recreación de un poblado de hace unos 150 años, está bien para ir con niños, sino no os resultará gran cosa.
En la costa un sitio agradable es Vieux-Boucau-les-Bains que dispone de amplias playas y buenos paseos para hacer en caballo o en bicicletas. Cerca de allí, más conocido, está Arcachon, famoso por su estanque y sobre todo por la duna de Pilat o Pyla, la que dicen es la más grande de toda Europa.

A Burdeos

En Burdeos, estuvimos buscando el área de autocaravanas, el GPS nos llevó a la otra orilla del rio frente a la explanada de Quinconces, pero allí no había más que mucho aparcamiento y poco más. Si no vais a pernoctar la explanada de Quinconces es un buen sitio para parar si no es día de mercado, llegareis fácilmente a ella pues se encuentra justo enfrente del muelle donde paran los cruceros. Desde allí estáis a 5 minutos del centro y de los lugares más destacables de la ciudad, el Gran Teatro, la plaza de la Bolsa y la casa del vino. En esta última os facilitarán toda la información necesaria para realizar degustaciones en cualquiera de las muchas bodegas de la comarca. También resulta curiosa la plaza que está a la orilla del rio y que expulsa agua pulverizada por el suelo, en los días de verano es un buen alivio descalzarse y pasear un poquito por el suelo mientras nos refrescamos.

Más al norte y de nuevo en la costa, están la île d’Oleron que es la segunda isla más grande de Francia después de Corcega y un lugar muy concurrido de vacaciones. Frente a esta, se encuentra la encantadora localidad de la Rochelle.

Llegamos a La Rochelle

En la Rochelle existe un área de autocaravanas al norte, pero la disponibilidad es bastante limitada, otra opción es un parking privado que hay cerca de la estación de trenes al otro lado del rio, está bastante bien y junto con el ticket del parking tenéis autobús gratis que os llevan hasta cerca del puerto. Uno de los paseos más agradables es recorrer su puerto, con las dos torres que flanquean su entrada.

Desde aquí se pueden hacer excursiones en barco de unas 2 horas de duración hasta Fort Boyard, el del concurso de la tele, esta fortaleza fue construida en su día para proteger a la ciudad de posibles invasiones por la bahía, dado que los cañones en su época eran de alcance limitado, lo que hicieron fue poner esta fortaleza en medio de la bahía y de esta manera la abarcarían por completo, pero la coña fue que cuándo terminaron de construirla la tecnología armamentística ya había avanzado como para que los cañones llegaran de lado a lado sin problema, por lo que nunca fue utilizada para su uso inicialmente previsto.

Otras visitas en la Rochelle son el acuario, en los muelles del puerto y junto a la oficina de turismo. Un paseo por sus calles tan animadas en verano también merece la pena y una visita al precioso ayuntamiento es otra opción. En agosto, en un pequeño pueblo de cuyo nombre no puedo acordarme, cerca de la Rochelle, se celebra la fiesta de la ostra, en la oficina de turismo os podrán informar, se trata de una verbena de lo más caserita y degustación de ostras y moules (mejillones) a precios simbólicos. Para comer en la Rochelle podéis hacerlo en cualquiera de los muchos restaurantes que hay en el puerto, al haber tanta competencia la relación calidad-precio es bastante buena.
Cerca de aquí están las marismas Poitevin, podeis dar un agradable paseo en barca por ese laberinto compuesto por infinidad de canales y disfrutar de las flores y las aves, pero eso si no olvidéis el repelente para insectos.

El Norte

Siguiendo ruta hacia el norte, cerca de Poitiers, está la pequeña localidad de Chauvigny, que es una auténtica delicia, tiene cuatro castillos, y sobre todo una iglesia del siglo XI que no es comparable a ninguna otra por lo curioso de sus capiteles. Nosotros visitamos un pequeño castillo-mansión que perteneció a un conde y lo solía utilizar como residencia para ir a cazar, estaba muy bien ambientado.

Y ya al norte del todo, está Poitiers, lo más destacable sin duda es futuroscope, pero para ser sinceros ya está un poco obsoleto y degradado, aunque tiene algunas actividades divertidas para hacer con niños como por ejemplo el taller del gusto.
Una vez más nos dejamos, sin lugar a dudas, unas cuantas visitas, Niort, Rochefort, Cognac, etc… pero es que el tiempo no dio para más.

¡Bienaventurados los jubilados. Porque ellos verán todo sin prisas! 🙂

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.