En Autocaravana por Languedoc-Rosellón

Nuestro viaje nos lleva en autocaravana por Languedoc-Rosellón, en el sur de Francia. Este relato es de algunos lugares que a mi criterio no son tan conocidos dejando un poco de lado otros más conocidos.

Carcassonne es parada obligada, su ciudadela ha sido restaurada y es una buena visita para pasar una mañana, la vista panorámica de la ciudadela por la noche es de postal.

Sete vista

Sete vista

¿Necesitas una Autocaravana?.
Alquiler autocaravanas Granada

De camino a Nimes tenemos varias localidades más pequeñas y tranquilas que son una buena opción para hacer fin de etapa. Beziers tiene una catedral imponente. Pézenas con sus estrechas callejuelas del barrio judío es otra buena opción, y si queremos costa tenemos Séte que es un puerto pesquero menos turístico, por lo tanto más auténtico de lo que es habitual por esta zona, y tiene un mirador con unas vistas maravillosas de la costa y las montañas. En Séte nace el canal du Midi que es navegable hasta Toulouse y se pueden realizar agradables paseos en barca.

Pasando Nîmes en el límite con la Provenza nos encontramos Beaucaire, un lugar sumamente tranquilo y muy agradable para pernoctar. Podremos estacionar nuestra AC a orillas de su canal y disfrutar contemplando la cantidad de barcos de recreo que transitan por él.

El regreso a España podemos hacerlo por la Cerdanya. Esta comarca está divida entre Francia y España, se trata de un valle único dentro del pirineo por su orientación y esto hace que tenga muchas horas de sol al año. Nos encontraremos muchas similitudes con Cataluña, de hecho muchos de sus habitantes se consideran catalanes no franceses. Esto se aprecia también en la gastronomía, uno de los postres que nos ofrecerán en todos los restaurantes es la crème brûlée lo que nosotros conocemos por crema catalana.

Villafranca de Conflent, ciudad fortificada, conserva todos sus edificios en un impecable estado. Son varias las visitas a cuevas que podemos realizar , algunas incluso se abren dentro de la propia ciudad. Si entramos por Francia a Villafranca bordeándola y casi al final junto a la muralla tenemos un buen sitio espacioso para aparcar nuestra autocaravana, si venimos de España lo encontraremos al principio de la villa a mano izquierda.

Conviene hacer el viaje en Le Petit Train Jeune, que parte de Villafranca de Conflent y muere en La Tour de Carol, estación colindante con Puigcerdá, se hace raro pensar que estas dos pequeñas estaciones en su época fueran unos de los pasos que comunicaban Francia y España.

Este pequeño tren cuenta con locomotoras de hace 100 años, aunque ahora están sustituyéndolas por otras mas modernas, si el tiempo acompaña podemos disfrutar del viaje en uno de los vagones descapotables. Recorre parte del pirineo a través de un itinerario precioso. No se trata de un tren turístico, si bien es cierto que hoy en día la mayoría de sus pasajeros son turistas dado que resulta más rápido hacer el recorrido por carretera. Tarda unas 2,5 horas en recorrer unos 70 Km. y tiene parada en la estación de ferrocarril a mayor altitud de toda Francia. Su construcción supuso todo un reto a la ingeniería del momento, y de hecho el día de su inauguración se mataron varias personas, entre ellas el ingeniero porque fueron incapaces de frenar el tren.

Le Petit Train Jeune

Le Petit Train Jeune

El recorrido en Le Petit Train Jeune nos lleva por diversas estaciones de esquí como Font- Romeu, dónde precisamente se encuentra un horno solar, que habréis visto en muchas fotos, por la cantidad de horas de sol que tiene.

De nuevo me dejo un montón de lugares sin mencionar, unos por olvido, y otros a propósito, una vez más por no hacer estas rutas demasiado extensas he pretendido mostraros aquellos que a mi criterio no son tan conocidos dejando un poco de lado aquellos de los que podréis encontrar información con facilidad.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *