ESCAPADA POR CANTABRIA DESDE E-VANS ASTURIAS

El primer fin de semana de abril aprovechamos para hacer una escapadita por Cantabria, con el modelo Sunlight A72 de E-vans.

Era, esta, nuestra primera experiencia con el pequeño de la casa, que ahora tiene 16 meses, así que la aventura tenía un pronóstico un tanto imprevisible. Ya conocíamos la zona de otras ocasiones, aunque no la habíamos visitado en autocaravana.

Salimos de Asturias en dirección a la zona de Somo, en el término municipal de Ribamontán al Mar. Se encuentra al sureste de la capital de la Comunidad, Santander. Los separa la lengua de mar que conforma la Bahía de Santander. Ambas poblaciones están comunicadas por un servicio regular de lanchas. El principal atractivo de esta población, junto con la vecina Loredo, son sus kilométricas playas, que se adentran en la propia bahía en forma de gran lengua de dunas.

La zona es muy apreciada por los surfistas, estando considerado entre los mejores destinos para la práctica de este deporte en el norte de España. Cuenta también con un moderno skatepark.

 

El tiempo se preveía desapacible, por lo que no estaba en nuestros planes disfrutar de la playa. Debido a sus atractivos turísticos, Somo y sus alrededores disponen de una amplia y variada oferta de alojamientos, incluyendo cuatro campings y un área de autocaravanas.

El área de autocaravanas se sitúa en Suesa, a dos km. de la playa y, cuenta con un sistema de apertura automática, así que llegar de noche no es un problema. Solo tienes que entrar, ocupar el lugar que prefieras para dormir e informar de tu presencia al día siguiente.

 

Cuenta con 66 plazas a un precio de 9 euros por pernocta, 12 con electricidad y solo cambio de aguas 4 euros. El precio incluye servicio de pernocta vigilada, agua, descarga de aguas grises y acceso a WIFI.

Se encuentra al lado del Camping Somo Parque Cantabria.

 

Finalmente, por las incertidumbres de nuestro primer viaje con el pequeño, optamos por ir a un camping. Nos alojamos en el Derby Loredo, situado en el extremo más oriental de la gran playa, al borde de la misma. Debido a las fechas había mucha disponibilidad y algunos de los servicios estaban a medio gas.

Tras una noche tormentosa el día amaneció bastante aceptable. Pasamos la mañana por Somo, paseando y disfrutando de los servicios que ofrece el pueblo. Los aparcamientos principales están limitados en altura con una barra que impide la entrada de autocaravanas, pero en estas fechas fue sencillo encontrar aparcamiento en las calles de la población.

Por la tarde el tiempo empeoró y tuvimos que refugiarnos en la autocaravana a verlo llover.

Tras una segunda noche tormentosa el domingo se nos mostraba soleado, así que abandonamos el camping, tras el consiguiente cambio y llenado de aguas y nos dispusimos a visitar la capital, Santander.

 

Como en toda zona urbana la movilidad y aparcamiento de la autocaravana es limitado. Santander dispone de un Área de Autocaravanas en la zona del Parque Atlántico de las Llamas, zona tranquila para pernoctar, gratuita con servicio de aguas grises y negras. Sin embargo, para nuestra intención, que era dar un paseo por la zona centro, quedaba un poco alejada. Es por ello que probamos suerte para aparcar en la Avenida de la Reina Victoria que bordea la capital por su zona sur, dando vistas a la bahía. Quizás debido también a las fechas, no fue difícil aparcar en una zona cercana al centro.

 

La perspectiva desde nuestro estacionamiento era inmejorable, hacia la Playa de Los Peligros, en primer término y al otro lado de la bahía al propio Puntal de la Playa de Somo.

Después de un bonito paseo entre la Península de la Magdalena y el Paseo Pereda emprendimos regreso a casa, con la última parte del trayecto metida en tormenta nuevamente. La experiencia con el pequeño muy positiva. Volveremos.

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *