Viaje en autocaravana a Donosti con E-vans

Como en esta ocasión no disponíamos de muchos días para disfrutar de la autocaravana, hemos decidido centrar el tiro en una sola ciudad, Donosti, que tiene encanto suficiente para pasar un fin de semana sin movernos de este bellísimo lugar.

San Sebastian dispone de dos áreas de autocaravanas, una el Illumbe (43.297639,-1.971667), junto a la plaza de toros y la otra en Berio (43.307778,-2.014167).

Recomiendo esta última por estar más céntrica a la ciudad, es en la que nos hemos quedado en este último viaje.

Cerca de Berio tenemos el barrio de Bentaberri, en el cual disponemos de varios supermercados, comercio y locales de restauración. El viernes cuando llegamos aprovechamos que ya era un poco tarde y dimos un paseo por este barrio, aprovechando para comprar unas cuantas cosillas que nos hacían falta.

El sábado cogimos nuestras bicis y nos fuimos a descubrir Donosti. San Sebastian es una ciudad con un gran entramado de carril bici, por toda la ciudad atraviesa el Bidegorri (carril bici) y comunica todas las zonas y barrios.

Aunque nosotros hemos llevado las bicis para este viaje, desde el área de Berio caminando, en unos 5 minutos se llega a la playa de Ondarreta, en la cual podemos observar parte de la bahía de la ciudad. A la izquierda podemos caminar hasta las esculturas del peine del viento y admirar otra perspectiva de la bahía.

Muy cerca esta la estación del Funicular que nos sube al mítico parque de atracciones de Igueldo. Esta es una actividad que no podéis dejar de realizar, sobre todo si viajáis con niños. Dejamos las bicis candadas en la entrada del funicular y ¡hacia arriba!

Tanto el funicular como el parque de atracciones tienen una antigüedad de más de 100 años, aunque en el parque la mayoría de las atracciones han sido renovadas, podemos encontrar aún algunas centenarias como por ejemplo la montaña Suiza o las barcas del rio misterioso, muy recomendable subir a el torreón y disfrutar de sus vistas.

El paseo de la playa de Ondarreta empalma con el de la playa de la Concha, famoso por su belleza y forma de concha, con la isla de Santa Clara al frente. Casi finalizando el paseo de la Concha nos encontramos con los jardines de Alderdi Eder y su imponente Ayuntamiento, que en su día fue construido y utilizado como casino.

El centro de la ciudad está formado por muchos edificios de estilo Neoclasico, con fachadas construidas en piedra arenisca.

Aprovechando que estábamos en Donosti quisimos también asegurarnos de que la fama que tienen sus “pintxos” es real, así que la comida del sábado fue a base de estas pequeñas suculencias. Altamente recomendable, de verdad. Eso sí, no os asustéis del precio, lo bueno se hace pagar y merece la pena.

Detrás del ayuntamiento comienza la parte vieja Donostiarra, famosa por poseer la mayor concentración de bares del mundo. es una zona ideal para caminar admirando la iglesia de santa Maria, la plaza de la Constitución o el Boulebard.

Para el domingo teníamos preparada una sorpresa para las peques, ir al Aquarium. Teníamos ya las entradas compradas así que hacia allí nos dirigimos, de nuevo subidos en nuestras bicicletas. No nos defraudó, ni a nosotros ni a ellas.

Visitando el puerto de la parte vieja existe también la opción de subirse al catamarán turístico que navega por la bahía o a las motoras de la isla Santa Clara (consultar fechas disponibles).

Detrás del Aquarium comienza el paseo nuevo, que empalma con el edificio del Kursal y la mítica playa de la Zurriola (muy apreciada por los surfistas) en el muy de moda barrio de Gros. Si vais con niños acercaros al parque de la plaza Cataluña, ideal para los peques, las mías se lo pasaron genial allí y aprovechamos para comer por esa zona.

No nos ha dado tiempo a hacer muchas más cosas este fin de semana, pero está claro que volveremos porque nos han quedado zonas por visitar y un estupendo sabor de boca de San Sebastian.

Por si vais con más tiempo, otros lugares que merecen la pena visitar en el centro de la ciudad son:

  • La plaza Guipuzkoa, con su emblemático edificio de la Diputación.
  • La catedral del Buen Pastor.
  • El monte Urgull en la parte vieja…

Y qué decir de Donosti…. pues que es una ciudad para admirar, y disfrutar de su belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *