Visita exprés a La Rioja

Hemos hecho una visita exprés de fin de semana a La Rioja. Hemos confiado de nuevo en E-vans para el alquiler de nuestra casa con ruedas, siempre nos encontramos los vehículos en perfectas condiciones, son nuevos y están muy cuidados. Esta vez nos decidimos el modelo T65, que ha sido perfecto para viajar 4.

Para pasar la noche, elegimos el Área de Ezcaray. Está en un entorno privilegiado, a las afueras del pueblo, en un margen del Rio Oja. Tiene todos los servicios de cambios de aguas, y las parcelas están realmente cuidadas y limpias, con zonas verdes, mesas de picnic y bancos para disfrutar del exterior. Solo echamos de menos un poquito de iluminación por la noche. Tenlo en cuenta si vas a salir a disfrutar del ambiente de tarde-noche, al volver hay que sacar algún tipo de iluminación para llegar a la autocaravana.

Ficha del Área en ÁreasAC (Clic aquí)

Dirección y coordenadas GPS:

Paseo de Ntra. Sra. de Allende,

42.33056   /   -3.00833

N 42º 19′ 50» / W 03º 00′ 30»

Área AC Ezcaray

Al lado del área parte la Vía Verde del Río Oja, que va hasta la población de Haro, otro interesante destino para los amantes del vino por su cantidad de bodegas de renombre, que organizan interesante visitas y catas.

En los márgenes del río se puede pasear, la zona está muy cuidada y es de lo más relajante escuchar el sonido del río.

Paseo fluvial Ezcaray

En Santo Domingo de la Calzada, nos encontramos con una ciudad de paso muy importante para los peregrinos del Camino de Santiago, y es que sus orígenes nacen en torno a la Ruta Jacobea del camino. Santo Domingo buscó la forma más fácil para que los peregrinos cruzaran entre Nájera y Redecilla del Camino, y así creó un puente para cruzar el río Oja y un albergue que hoy es Parador Nacional de Turismo.

Web de Turismo de Santo Domingo de la Calzada (Clic aquí)

Como es habitual, donde hay historial santoral, hay leyendas sobre los milagros que los santos llevaron a cabo. La más conocida en Santo Domingo, es la del gallo y la gallina, que tienen mucho protagonismo en la ciudad porque dentro de la catedral hay una jaula con un ejemplar vivo de cada sexo, en honor a la leyenda. Esta cuenta que, una pareja alemana que se encontraba peregrinando a Santiago de Compostela con su hijo, se encuentra con que este es injustamente juzgado a la horca por un robo que no había cometido. A su regreso, se encuentran con que su hijo sigue vivo ya que el Santo lo está sujetando. Corren a contra el suceso al corregidor de la ciudad, que no les cree y dice que su hijo está tan vivo con el gallo y la gallina que se encontraban asados en la mesa. Al momento, los dos animales recuperan la vida y sus plumas, dando fe así del milagro.

Nos acercamos a visitar los Monasterios de Yuso y Suso, en este el pequeño pueblo de San Millán de la Cogolla, en la comarca de Nájera. El nombre tan peculiar de los monasterios se debe a su situación, el de Yuso, del latín doersum, abajo; y el de Suso, del latín sursum, arriba.

La gestión de ambos monasterios está diferenciada, y es que el de Yuso es de gestión privada, pertenece a la orden de Agustinos Recoletos; y el de Suso, de gestión pública. Las entradas y visitas se tramitan por separado. Para Yuso, hay visitas cada cierto tiempo, la entrada general cuesta 7€, aunque es recomendable llamar previamente en los días de mayor afluencia, se pueden comprar las entradas en la propia taquilla de la recepción de visitantes. Para comprar las entradas de Yuso, se baja hasta la planta baja del mismo edificio. Para esta visita, se toma un autobús que apenas recorre dos kilómetros, pero por una carretera con mucha pendiente y curvas. En este caso sí que es recomendable hacer una reserva previa, ya que en cada visita solo pueden acudir un máximo de 25 personas. La entrada general de la visita tiene un coste de 4€.

Web Monasterio de San Millán de la Cogolla (Clic aquí)

La visita a Suso fue de lo más interesante, es un monasterio enclavado en la montaña, y es que parte del interior son cuevas, donde se dice que San Millán, ermitaño de la zona que se retira a vivir a las cuevas, y crea una comunidad que son los inicios del monasterio. Tiene una belleza especial y se conserva en muy bien estado a pesar de su antigüedad.

El monasterio de Yuso, puedes ser más parecido a lo que esperamos encontrar en una visita de este tipo. Se visita una aparte del mismo, porque la orden de los Agustinos vive en el monasterio, y algunas zonas sin privadas. A destacar su portada barrica, la historia de las Glosas Emilianenses (las originales no se encuentran en el monasterio), el claustro, la sacristía que gracias a su suelo de alabastro se ha conservado intacta desde hace 3 siglos y la Biblioteca de Cantorales, que es una de las pocas que se conserva al completo en España.

También hicimos una pequeña visita a una pequeña aldea a poca distancia de Ezcaray, Zaldierna. Es una aldea preciosa para dar un pequeño paseo.

Por último, nos gustaría recomendaros dos de los restaurantes a los que acudimos y con los que quedamos encantados. En la visita a San Millán de la Cogolla, en vez de comer en la zona nos desplazamos un par de kilómetros hasta Berceo, y es que leímos muy buenas críticas del restaurante El Mirador (Clic para ubicación). Confirmamos que eran ciertas, un restaurante familiar con comida casera y las vistas, realmente impresionantes. En el propio San Millán, también merece la pena visitar la parte trasera del restaurante Asador San Millán para disfrutar del espectacular paisaje.

En el propio Ezcaray, reservamos para cenar en el bar de Casa Masip (Clic para web). Tuvimos la mala (o buena) suerte de que no tuvieran mesa para nosotros, y es que no cabía un alma en el local. Nos trasladaron al restaurante, donde sí que tenían mesas libres, y la verdad que el ambiente era mucho más tranquilo. Tuvimos la ventaja de poder pedir tanto de la carta del bar, dónde habíamos reservado, como del restaurante. Fue todo un acierto, toda la comida estaba realmente buena, platos originales y muy bien preparados.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.